DSC_0081

Los diseñadores reclaman mejores condiciones laborales y unificar los códigos y formatos (Mesa redonda 7: “Tecnología”)

Por José Luis Pano, 25 octubre, 2013

La primera jornada de la mañana estuvo centrada en las tecnologías aplicadas a la edición de los libros electrónicos y en “en los mutantes” como los definió el moderador Dario Pescador, consultor y empresario de medios e Internet, ingeniero, periodista y bloguero. Conocer los códigos, el formato Epub 2 o 3 y crear libros antes que productos fueron junto a la reivindicación de unas mejores ondiciones laborales para el editor las cuestiones sobre las que giró esta primera mesa redonda.

En ella participaron el oscense Pablo Barrio, editor de Ganso y Pulpo, Jaume Balmes, editor y grafista, Valentín Pérez, editor de Minobitia, y Emiliano Molina, diseñador de Cuadratín.

Emiliano Molina lamenta que los gigantes (Amazon, Apple, Google) no se pongan de acuerdo a la hora de establecer un formato estándar cuando el Epub 3 ofrece “una implementación activa desde hace varios años y se podría usar y hacer libros muy bonitos, y ofrecer al lector una experiencia de lectura que va más allá de la lectura, y una composición que ofreciera al lector una experiencia muy interesante. Pero la limitación es tecnológica, y el formato no funciona en las plataformas, y se debería llegar a un punto de acuerdo entre los tres grandes para empezar a utilizar un estándar para facilitar el trabajo de los creadores electrónicos de libros pero también del lector. Ese acuerdo en el formato estándar es un escollo fundamental para hacer que la lectura sea placentera y se pueda explotar”.

En la misma línea se expresa Valentín Pérez: “Estamos ante el paradigma del VHS o Beta. Tenemos un formato que funciona como el Epub 2 o 3, pero no funciona al 100% porque los grandes grupos no se ponen de acuerdo. Apple ha sabido acoger el formato mejor, y otros aparatos no están a la altura, eso nos limita. Cuando quieres hacer un libro enriquecido tienes que pensar en Apple porque donde se va a ver bien es en las tabletas de Apple”.

El editor de Minobitia aconseja perder el miedo a los códigos para entender mejor el mundo del siglo XXI. “El consejo a los editores es aprender el código, cualquiera puede acercarse a él y es importante que los que hacéis libros veáis las tripas del libro y perdáis el miedo a los libros”, señala. E insiste en que la tecnología se quede dentro del sector editorial, no relegarla a los grandes grupos empresariales ni a los informáticos”.

Otra cuestión debatida fue la calidad de los libros digitales. Para estos diseñadores o maquetadores, se prima más el trabajo en la edición del libro en papel que en el electrónico. “La labor del libro digtial debería tener los mismos requisitos que para el libro impreso, pero son bastante más bajas. Las editoriales, autores y autopublicados se ha conformado con menos, quizás por las limitaciones técnicas; se ha descuidado la edición, el código, etc. Y eso lastra nuestro trabajo como diseñadores. Me interesa que el libro acabe siendo un producto bien hecho y hoy no se hacen libros, se hacen churros”, asevera Molina.

Hay que tomar el control para que la calidad del libro digital sea la misma del papel. El problema es que hacemos ahora contenido pensado para papel y luego si hay tiempo y ganas en digital, y no debería ser así, deberíamos hacer un libro en el formato que el lector quiera”, matiza Pérez.

Las precarias condiciones del trabajo del diseñador de ebooks –la gran mayoría son freelance- ha concertado la unanimidad de los ponentes. “La precarización se ha llevado cualquier expectativa de calidad, y el lector no es tonto. Hay que ser más exigentes porque se pueden hacer cosas bien hechas, interesantes y atractivas pero exigen un coste económico y de tiempo, y que una serie de profesionales que sepan lo que hacen. Hoy por hoy eso no es así y las posibilidades no son aprovechadas”, señala Molina.

Pablo Barrio se siente como “un mercenario” que “hace viajes a India y a Perú” en relación al bajo coste de los trabajos de edición que debe realizar. “En muchas editoriales he tenido la experiencia India: me tienes que hacer un precio indio porque si no, no me sale la cuenta. Es muy tentador llamar a la India y es barato”.

El oscense reivindica que las editoriales tengan en plantilla a maquetadores y denuncia que tanto ajuste en los pedidos sólo repercute en la calidad final del producto. “El lector final no es tonto y sabe cuando algo está bien o mal, y realmente es el que manda. Para todo nuestro sector sabemos que el lector es nuestro jefe”. Y también pide a las editoriales que procuren tener un máster de los libros bien etiquetados.

De la misma opinión es Jaume Balmes para quien producir un libro electrónico es costoso y similar a editar un libro en papel. “Lo único que baja son los costes y nos están obligando a alejarnos de la tecnología. Ahora no hacemos libros electrónicos. El sector editorial en los últimos años se ha dedicado a precarizar todos los procesos editoriales, ahora vendemos cosas que no nos va a servir, nos están obligando a hacer productos y no libros”.

También reivindica una reflexión global del sector para erradicar “la ignorancia y los vendedores de crece pelos que dicen que el libro electrónico no tiene un coste.  Las cosas no son así y no hay herramientas mágicas. El trabajo es duro y requiere atención, en este congreso se ha hablado de ventas y del lector pero no se ha hablado del libro. Hace falta reflexión, mirar los tiempos, pero los editores están pecando de creerse demasiados tópicos”.

Audio corte Jaume Balmes:

Audio corte Pablo Barrio:

Audio corte Emiliano Molina:

Audio corte Valentín Pérez:

Audio completo:

1 comentario

  1. EL trafico aero europeo de nuevo en alerta como ya sucedio años antes debido a un volcan islandes.
    Lo dijeron para esta año en este peculiar sitio http://www.caesaremnostradamus.com/Interpretacion_archivos/Alertascumplidas/almanaques/almanaque2014.12.htm

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *